viernes, 6 de abril de 2007

Los reinos olvidados



Abro al azar La soledad sonora, de Emily Dickinson, y leo:


605

La araña una pelota plateada sujeta
en sus imperceptibles manos

y sobre sí danzando suavemente

desovilla su hilado hecho de perlas.


Se aplica, andando en nada,

en invisible oficio.

Sobre nuestro tapiz ella hace el suyo

en la mitad del tiempo.


Majestuosos, traza en una hora

continentes de luz.
Penden de las escobas de las amas de casa

como olvidados reinos.


* * * * *









Dickinson, Emily: La soledad sonora
Selección, prólogo y versión de Lorenzo Oliván
Colección LA CRUZ DEL SUR
Valencia, 2001
Editorial Pre-textos






Fotografías:
1) Argiupe aurenti, de Patrick Edwin Moran.
2) Dewy spider web, de Peter "Fir0002".
3) Último retrato de Emily Dickinson, ya vestida de blanco, imagen de autor desconocido y de dominio público (Wikipedia).

3 comentarios:

Osselin dijo...

Poderosa mirada. saludos.

Gregorio Verdugo González-Serna dijo...

Extraño poema, muy intenso. No habia leído nada de Dickinson. Reinos olvidados que se deshacen en escobas que limpian rincones, es muy fuerte.
Gracias por descubrírmela.
Abrazos.

maite dijo...

me ha costado leerlo, también lo encuentro extraño...
besos