viernes, 15 de junio de 2007

Las islas pensativas II: Nuestro tiempo




Vinimos al mundo desde el interior de un océano, ahora inaccesible; pero conservamos aún en nuestras bocas su inalterable sabor a sal y a sangre.



Cada cual vive en su propia evolución la evolución del hombre, la evolución de la historia del hombre, su prehistoria, su edad media, su renacimiento…



Todo ocurre a la vez.



El presente es un compendio donde conviven mil épocas.



Leer un periódico en la montaña es como hacerlo desde la prehistoria.



Hay momentos que se suman a otros que ya ocurrieron y forman un mismo tiempo.



Lo que fue y lo que es buscan lo que será.



La Edad Media no ha sido aún vencida por el Renacimiento.



¡Desmayo del 68!



Soy un hombre de mi época que en lo más hondo mira al hombre prescindiendo de su época.



Soy un hombre de mi época que en lo más hondo vive como un hombre sin época.



A lo mejor yo vivo en otra época.


Cuando bebo agua, siento que es algo que vengo haciendo desde hace miles de años.



Cuando pienso en la muerte, es como si la recordara.



A veces, algo que he hecho miles de veces me resulta totalmente nuevo.



Ser un hombre de nuestro tiempo, ¿consiste en no tener tiempo para serlo?



Hay quien gasta la mayor parte de su tiempo en quejarse de que no tiene tiempo para nada.



Atesorar instantes.



Soy hombre de mi tiempo; del mío, exclusivamente.

6 comentarios:

Osselin dijo...

Amigo Sebastián:
Más que un comentario ésta es una carta de agradecimento a tus comentarios.
Comentarios siempre acertados y que dan una visión nueva a lo que hago.
Respeto tus ausencias, porque esas ausencias son fruto de tu despliegue vital. Yo no "vivo" tanto como tú. Y por eso me alegran tus ausencias aunque eche de menos tus sabios comentarios.
Con respecto a tu post de hoy, es el que más me ha gustado. Quizás porque coincido con todos ellos y como tú estoy instalado en el asombro y a veces en la consternación´. Somos frutos de nuestra historia y realmente asombra la dinámica actual de la sociedad española.
Enfín hay un aforismo que me ha impactado por su belleza compositiva y su fondo filosófico:
"Vinimos al mundo desde el interior de un océano, ahora inaccesible; pero conservamos aún en nuestras bocas su inalterable sabor a sal y a sangre"
Eres un hombre profundo y vital que sabes adminstrar muy bien tu tiempo.
Un abrazo, desde Barcelona.
Josep Fàbrega

Osselin dijo...

Amigo Sebastián: Me gustaria enviarte tres o cuatro fotos mías. Elige (tienes todas en los badgets flickr que tengo a la derecha). Me dices el tamáño y cuales son a mi mail.
Gracias, genio.

Gregorio Verdugo González-Serna dijo...

Mirar al hombre con los ojos desposeídos de tiempo es acumular sabiduría, como la que tú has plasmado en este post. A veces queremos olvidar lo que hemos sido, cuando es ahí donde radica nuestra grandeza y nuestro constante aprendizaje.
Gracias por el poema de Salinas, es un honor.
Abrazos.

Osselin dijo...

Hola amigo;
Hoy me he encontrado con los Rossy y están encantado con tus libros.
Saludos de su parte.
(ya estoy impaciente que llegue lo mío)

maite dijo...

ATESORAR INSTANTES, asi con mayúsculas, son mis deberes pendientes y estoy en ello,
un saludito, hacía tiempo que no pasaba!!!

Azul caleidoscopio dijo...

Estos versos derrumban la ilusion de la linealidad del tiempo, esa prision mental. un beso.