viernes, 6 de junio de 2008

Mi paso por La Feria del Libro de Madrid (3)



III

Entre el público se encontraban dos amigos: mi ya mencionado y siempre inaudito ángel salvador –como nuevamente apreciaréis más adelante– Juan Pablo Muñoz Zielinski, quien por razones de trabajo se marchó antes de terminar yo mi lectura, y mi fotógrafa de jazz predilecta, Esther Cidoncha, hasta entonces amiga meramente virtual, con quien comparto desde hace aproximadamente un año un fructífero diálogo y una leal complicidad a través de nuestros correos y nuestros blogs; y asistió también un peculiar personaje bíblico, un silencioso Job de ojos azules y largas barbas blancas (me recordó igualmente al mago Merlín, incluso al mismísimo Leonardo da Vinci), quien después de la lectura se nos acercó a Esther y a mí poco a poco, con la mirada fija y sonriente, y comenzó a escribir en trozos de papel, girándolos sin cesar buscando espacios, todo cuanto nos tenía que decir, en términos en verdad muy metafísicos y poéticos, cuando no ininteligibles.


Después, como exigía el protocolo, Alexis y yo nos fuimos a firmar ejemplares a la caseta de Calambur, con la Feria del Libro pasada por agua y prácticamente desierta. Firmé, en total, ocho ejemplares: cuatro que compraron los amigos más cuatro que regalé yo; ¡lo que no es mal número, teniendo en cuenta que un ocho es un infinito vertical!

Al poco de estar allí, Esther llamó a otro amigo bloguero común (“Se llama Miguel Ángel”, me confesó) al que hasta entonces yo sólo conocía por su alias, Troglo Jones, un gran aficionado al jazz, conversador mordaz e improvisador nato; y cuando éste llegó nos hicimos unas fotos y pasamos el resto de la tarde tapeando y bebiendo fresquísimas cervezas en la carpa-bar de enfrente, charlando mayormente de jazz y brindando a cada momento por tan inédito y propicio encuentro. “Antonio”, le dije acompañándome con señas a Antonio García, el joven empleado de la editorial, “si alguien quiere que le firme un libro, llámame”. “Vale, descuida”, me respondió cordialmente.

Y llegó la hora cabal. Las aletargadas casetas comenzaron a cerrar sus párpados humedecidos.

Una última cerveza...

“Hasta siempre, Esther... Hasta siempre, Sr. Troglo... Ha sido un inmenso placer conoceros...”.

Después de seis días aún perdura nuevo en mí el sentimiento de celebración por nuestro encuentro, nuestra primera tertulia real, sin píxeles de por medio, brindando con cervezas rebosantes... ¡y con la Feria y el Retiro para nosotros solos!


(Continuará)

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Hola, aprovechando que estamos en plena Feria del Libro, en nuestra página estamos invitando a que quien lo desee se acerque y deje en comentarios una recomendación (¿Qué estás leyendo? ¿Qué libro o libros recomendarías?...) El fin es hacer una puesta en común literaria y dar ideas sobre algún que otro título). Anímate a compartir con nosotros el libro o libros que recomiendas, puedes hacerlo utilizando los comentarios del siguiente link:

LIBROS (ANÍMATE AQUÍ A HACER TU RECOMENDACIÓN)

Gracias y saludos

Mara Torres Página no oficial (Labana blog)

EL DE LA RUA dijo...

Qué pena, dijo la chica del stand de Calambur, cuando le dije que compraba tu libro. Estuvo aquí hace poco.
Ya lo sé, le dije. Ya verás lo que se va a divertir Sebastián cuando le diga que lo he comprado en Madrid. Todo un viaje para eso. Bueno, y para Mestre. Pero eso lo cuenta mejor TUCUMÁN 846 en su blog, que lo está leyendo ahora.
Un abrazo y estoy impaciente por recuperarte y leerte.
Ángel

ESTHER dijo...

Sebastián, un abrazo muy fuerte. He leído y releído tu libro de poemas y me parece muy bueno, lo he disfrutado y reflexionado. Espero que vendas muchos y la gente te conozca más.

Ha sido un placer conocerte en persona.

Seguimos en contacto. Abrazos y besos.

e

Cíclopa dijo...

Hace mucho que no visitaba tu blog, cosa del destimpo... Un saludo,


Cóclopa