domingo, 28 de octubre de 2007

Memoria presentada al rey para censurar la expulsión de los extranjeros


Terracotta Army detail (Xi'an, China), de Peter Morgan

En el siglo III a. C., Li Si, político legista de la dinastía Qin, notable calígrafo, maestro de la intriga, que llegó a ser primer ministro del otrora temible pero hoy rehabilitado Emperador Qin Shi Huang (el de los famosos soldados de terracota), se atrevió en cierta ocasión a pedirle por escrito a su rey que se opusiera a una solicitud, por parte de los ministros de la casa real, de expulsar del reino a los extranjeros. Como creo que se trata de un documento altamente interesante y revelador, y no por antiguo menos actual, transcribo algunos fragmentos de su carta y que cada cual haga sus propias extrapolaciones:

"He sabido que los altos oficiales han propuesto la expulsión de los extranjeros. Estimo que hacerlo sería un error.

Los duques y reyes vuestros ancestros recurrieron siempre a talentos extranjeros. Gracias a ellos, anexionaron numerosos territorios y vencieron a los bárbaros del oeste. Siguiendo sus consejos, modificaron los usos y cambiaron las costumbres. Gracias a las nuevas leyes, el pueblo se tornó leal y próspero; el país, rico y poderoso. El pueblo aceptó esas leyes con alegría, y la nobleza se sometió gustosa a ellas. Hasta nuestros días, el país sigue fuerte gracias a ellas.

Considerado lo anterior, ¿qué daño han hecho los extranjeros? (…)

Vuestra Majestad posee jade precioso, lleva brillantes perlas, tiene una hermosa espada, monta extraordinarios corceles, despliega estandartes bordados con fénix y hace resonar tambores de piel de cocodrilo. Qin no produce ninguno de esos tesoros. ¿Cómo es que agradan a Vuestra Majestad?

Si todo tuviera que producirse aquí para ser usado (…); si todo lo que alegra el corazón y contenta los oídos (…) tuviera que ser autóctono para ser aceptado (…), no debería usarse el oro ni el estaño, ni el cinabrio ni el añil.

La verdadera música de Qin consiste en golpear vasijas de barro y jarras, tañer la guitarra de doce cuerdas y sacudir sonajas, cantando y gritando ¡wu, wu! La gran música de danza y de corte viene de tierras extrañas. No obstante, en Qin ya no se golpean vasijas, ni se tañe la guitarra: se toca la música extranjera.

¿Por qué es así? Sencillamente, porque esas cosas nos regocijan, porque nos deleitamos teniéndolas en nuestra presencia.

Pero ahora quieren algunos que esto cambie en lo relativo a la elección de las personas. Ya no quieren preguntarse si un hombre conviene o no para su cargo, no se examina si tiene o no razón; los que no son de aquí son expulsados, los que son extranjeros son apartados.

Si es así, significa que estimáis los colores bellos y la música, las perlas y el jade, pero no a los hombres (…).

Las montañas no rechazan la tierra que se añade a ellas, por eso son tan altas. Los grandes ríos y el mar no desdeñan las riveras que a ellos van a parar, por eso son tan profundos. El soberano no aparta a los hombres que vienen a él, por eso su virtud es tan radiante. Igual que la tierra no tiene lados distintos, no hay país que sea extranjero para el pueblo; las cuatro estaciones son igualmente buenas (…).

Ahora algunos quieren rechazar al pueblo para que vaya a engrosar los países enemigos, expulsar a los huéspedes extranjeros para que vayan a servir a los príncipes rivales; quieren que los hombres de valía de todos los países retrocedan (…).

Hay muchos objetos que pueden ser considerados preciosos sin que sea autóctonos; muchos hombres que, sin ser de este país, pueden ser fieles. Si ahora exiliáis a los extranjeros, que irán a engrosar los países enemigos, si disminuís la población para acrecentar la de los adversarios, habréis despoblado vos mismo el país y, fuera, habréis provocado el resentimiento de los demás reinos.

Si es así, por mucho que queráis evitar el peligro, nada podrá hacerse.”

(Antología de la literatura china, de Georges Margouliès.
Traducción de Anne-Hélène Suárez.
Círculo de Lectores. Barcelona, 2001).

Nota: las dos ilustraciones representan al Primer Emperador Qin Shi Huang.

miércoles, 24 de octubre de 2007

Las islas pensativas VI: La Verdad

La verité, de Jules Joseph Lefebvre




Sólo la verdad es libre; sólo la verdad nos hace libres. Una verdad oculta, ¿es menos verdad, es menos libre?



A mucha gente le dices la verdad y le suena raro.



Tal vez la verdad no sea más que esa mentira que a cada cual nos interesa.



A lo mejor, la verdad está ahí para ser ignorada.



Hay que ser mentiroso con las dudas.



¿Quién corrige los exámenes de conciencia?



¿Qué es verdad de cuanto hemos aprendido?



Sólo lo que deseamos es verdad.



Hay una verdad para cada hombre; hay un estilo para cada verdad.



Todo es lo mismo, confirmación de lo mismo.



Ríete del misterio. No ves nada porque no hay nada. La no-respuesta a la no-pregunta.



Hay algo en nosotros que nos es impenetrable; por eso precisamos de los otros, del juicio de los otros; ser un descubrimiento para otros.



Las semejanzas, ¿engañan?



Por muy próximas que estén, dos islas no piensan nunca lo mismo.



Suelo ponerme en el lugar de aquellos que no pueden ponerse en mi lugar.



A veces nos equivocamos al creer que estamos equivocados.



Cometer un error tiene su precio. El precio de un error es corregirlo. Sólo una mano limpia puede hacerlo.



Los buenos consejos, los buenos de verdad, acuden a la mente cuando más los necesitamos.



Hay pensamientos que, como agujas hipodérmicas, también pinchan en hueso.



Tanto o más que lo que se quiere o no se quiere decir, me interesa lo que se dice o no se dice sin querer.



Estoy ahí, en esas miradas mías que ni yo mismo capto.



Carnaval... ¡Si el mundo fuera siempre así...! La naturalidad con que se comporta en su disfraz... Cuando hacer mentira es hacer verdad.



La luz no tiene dueño.



Todo tiene luz propia.





miércoles, 10 de octubre de 2007

El gran olvidado


Martí i Pol por Eulàlia Borrut Casas

Me llama la atención que en el pasado suplemento de Babelia (El País, 6 de octubre de 2007), Viaje a la cultura catalana, dedicado íntegramente a "la invitada de honor de la 58ª Feria del Libro de Francfort", no se haya mencionado ni una sóla vez a quien sin duda ha sido y es uno de los poetas catalanes más significativos, populares y difundidos de la Cataluña autónoma (cuya poesía ha sido cantada por Lluís Llach): Miquel Martí i Pol, Premi Nacional de Literatura, Premi d'Honor de les Lletres Catalanes y varias veces candidato al premio Nobel.
(...)
Sólo puedo decir: Mana ous!
(...)
Abro al azar la antología Amb sang els compto (Valencia, 1993, Ed. Eliseu Climent), excelente muestra de la poesía de Martí i Pol llevada a cabo por Miquel Desclot, y leo:


MORAL NOVA


Alliçonats per múltiples
anys d'experiència,
proclamem:
que els qui manen són sempre
els poderosos
i els qui creuen,
els altres;
de hereu a hereu
es manté el patrimonio.
Que el món progressa de gairell
i que és aconsellable
d'evitar certes perspectivas
per no fer-se malbé el do de la vista;
fins la mort hem d'arribar-hi vius.
Que la bondat és una escombra vella
que proclama misèria..
Que l'amor
ah! l'amor,
no és res més que l'anunci
d'una pasta dentifricia
i que, per postres, en alliberar-nos
de la feixuga cárrega del cor,
qui sap, mare de Déu, el que ens espera.
En conseqüència, germans,
val més tenir que penedir.



Que, traducido literalmente, dice así:


MORAL NUEVA


Aleccionados por múltiples
años de experiencia,
proclamemos:
que quienes mandan son siempre
los poderosos
y quienes obedecen,
los otros;
de heredero a heredero
se mantiene el patrimonio.
Que el mundo progresa de soslayo
y que es aconsejable
evitar ciertas perspectivas
para no echar a perder el don de la vista;
hasta la muerte tenemos que llegar vivos.
Que la bondad es una escoba vieja
que proclama miseria.
Que el amor,
¡ah!, el amor,
no es más que el anuncio
de una pasta dentífrica
y que, de postre, al liberarnos
de la farragosa carga del corazón,
quién sabe, madre de Dios, lo que nos espera.
En consecuencia, hermanos,
vale más tener que arrepentirse.


(Una pregunta para los catalano-parlantes: ¿de qué otro modo podría traducirse "penedir"?).

sábado, 6 de octubre de 2007

La extensa brevedad de Blanca Varela




REJA


cuál es la luz
cuál la sombra


* * *


JUEGO


entre mis dedos
ardió el ángel


* * *


A LA REALIDAD


y te rendimos diosa
el gran homenaje
el mayor asombro
el bostezo


* * *


DESPUÉS


tras la rosa
sombra


* * *


NOCHE


vieja artífice
ve lo que has hecho de la mentira
otro día


* * *


IDENTIKIT



la oscura materia
animada por tu mano
soy yo


* * *

Los seis poemas de Blanca Varela aquí reproducidos pertenecen a la sección OJOS DE VER, de CANTO VILLANO (1972-1979).





Varela, Blanca: Donde todo termina abre las alas
POESÍA REUNIDA (1949-2000)
Prólogo de Adolfo Castañón
Epílogo de Antonio Gamoneda
Barcelona, 2001

martes, 2 de octubre de 2007

Alter Arte

Festival de Arte Emergente


Fotografía: Eduardo Balanza/FUNDACIÓN33

Ayer comenzó en Murcia la segunda edición de Alter Arte, un festival al aire libre que, según reza en el catálogo editado para la ocasión, "potencia la relación y el acercamiento entre el ciudadano y el arte" y cuyo principal objetivo es "apoyar al colectivo de jóvenes artistas que se encuentran en activo en la Región de Murcia", en virtud del cual, calles, plazas y algunos que otros insospechados espacios urbanos del centro de nuestra ciudad se convertirán, hasta el próximo día 7, en escenarios de las más diversas y sofisticadas manifestaciones artísticas.

Aunque no dispongo de mucho tiempo libre últimamente, intentaré, en días sucesivos, hacerme eco de algunas de las muestras y actuaciones que más llamen mi atención; sobre todo de aquellas que estén más próximas a la categoría de poesía visual.

Para empezar, aquí os dejo con esta intervención urbana permanente de la artista Inma Escudero, titulada Miedos y ubicada en la céntrica Plaza de Santo Domingo. Las fotografías las he realizado esta misma tarde.