jueves, 3 de julio de 2008

Cuarta reseña


(Para leer el artículo, pinchad sobre la imagen.)

El sábado pasado apareció una nueva reseña a La herencia invisible. En esta ocasión, en el suplemento Ababol del periódico La verdad. La firmaba José Belmonte Serrano, profesor de Didáctica de la Lengua y la Literatura en la Facultad de Ciencias de la Educación de la Universidad de Murcia, escritor, crítico literario y editor de la sección de libros del citado suplemento, quien hace sólo unas semanas ya nos entrevistó a Javier Orrico y a mí en su programa de Televisión Murciana con motivo de la concesión de los premios de la primera edición de "Los Odres".

Lo que más me gustó fue que destacara, ya desde el titular, un poema tan breve como Ala (cuyo primer verso, por cierto, dice "Ala quieta de instante", no "del instante"). Creo que en esos dos versos se condensa muy bien todo el espíritu del libro.

Gracias, Pepe, una vez más.

2 comentarios:

Pedro López Martínez dijo...

Hay que ver qué importante es esa "l" que tú, Sebas, no pusiste y que Pepe desliza en su crítica. (Tal vez la "l" de "lealtad" hacia lo escrito, que dice distinto según sea "de instante" o "del instante").
Por lo demás, un abrazo.

Sebastián dijo...

No, Pedro; esa "l" no es precisamente la "l" que 'Ala' necesita.

"'La herencia invisible' sabe a verdad, como un abrazo, como el calor que desprende una criatura mientras duerme". Esta frase es de las más intensas de la reseña.

También me halagó la alegoría de la butaca y me agradó la alusión a "esa música antigua que siempre ha acompañado al hombre".

Y sí, posiblemente la clave del libro resida también en esos versos de 'Introspección'.

Gracias, Pedro, por pasar una vez más por este camino y dejar huellas e él.